Esta iniciativa surge tras un encuentro cercano con la enfermedad que, como todas las experiencias profundas, dejó huella en una persona, cambiándola, haciendo que desde ese momento naciera en ella la necesidad de hacer algo, de poner su grano de arena.  

La primera idea, naturalmente, fue apoyar a los amigos y a sus familias, acompañarles, ayudarles… mas cuando algo conmueve tu corazón no hay límites, y necesitas hacer algo más: para mejorar sus condiciones de vida, para encontrar la cura a la enfermedad, para crear mayores esperanzas, es decir ¡¡investigar!!  

No es necesario ponerse delante de un microscopio para avanzar en la investigación… puedes poner los medios para que esa investigación se produzca y aquí no hay aportación pequeña, la soledad de las probetas se siente acompañada si la financiación nace de cientos de mentes soñadoras que quieren conseguir lo mismo que tú: Que el diagnóstico de LEUCEMIA ya no sea la sentencia fatal que fue en su día. La noticia terrible siempre viene acompañada de una ventana a la esperanza, ventana que cada día es más grande y luminosa.  

 


Programa de la Gala Solidaria